Resumen
Las directivas europeas y su transposición a la legislación española fijan los límites de concentración de contaminantes físico-químicos tanto para los efluentes de depuradoras como para las aguas receptoras. Existen situaciones de grandes volúmenes de vertidos en ríos poco caudalosos donde se necesitan valores más restrictivos para garantizar el buen estado de las aguas receptoras. Este es el caso de Madrid, una ciudad de más de 6,5 millones de habitantes que vierte sus efluentes de depuradora en un río, el Manzanares, que tiene un caudal medio por debajo de 2 metros cúbicos por segundo. En la conferencia se examinan los mecanismos técnicos y legales para fijar unos límites de efluentes de depuración compatibles con un buen estado de las aguas receptoras.
Sobre el autor
Antonio Bolinches es Investigador del Observatorio del Agua de la Fundación Botín. Es Ingeniero Industrial por la Universidad Politécnica de Madrid e Ingeniero Civil por la École Nationale des Ponts et Chaussées de Paris. Tiene un Máster de Economía por la Universidad Carlos III con el Premio Extraordinario al mejor expediente de su promoción. Antonio ha participado en grandes proyectos de ingeniería como el diseño del Airbus 380 y la construcción de la línea 3 del Metro del Cairo. Tiene varios años de experiencia en proyectos de abastecimiento de agua y emergencia humanitaria. Ha trabajado como Delegado del Comité Internacional de la Cruz Roja para proyectos de agua y saneamiento en Yemen y Siria, donde fue el responsable de la oficina técnica de Alepo. Posteriormente ha sido el Coordinador de proyectos de agua y saneamiento en Siria con Acción Contra el Hambre. Actualmente desarrolla una investigación sobre afección de vertidos urbanos en la calidad de las aguas superficiales.